Páginas principales
Otros links

Navidad

Uno de los grandes problemas con que nos encontramos los nutricionistas en la práctica diaria es hacer entender a los pacientes que, cuando se enfrentan a la decisión de cambiar hábitos para bajar de peso, ineludiblemente se crean una imagen, en lo que a alimentación se refiere, de lo que va a suponer ese cambio de hábitos, y esa imagen se traduce en "comida insípida", o lo que viene a ser lo mismo, verduras hervidas y carne o pescado a la plancha, por no hablar de que se van a hacer a la idea de que van a tener que renunciar sistemáticamente al placer que supone disfrutar de algunos caprichos. Esta creencia es sólo eso, una creencia que no tiene por que ser real, claro que, en muchos casos, los pacientes vienen de vivir experiencias de este tipo. Esta situación, casi siempre se agrava cuando llegan épocas de celebración, como las vacaciones, las Navidades. En esos momentos, y sobre todo cuando hay fiestas como estas Navideñas donde todo se celebra alrededor de una mesa, momentos en los que, por lo general, nos esmeramos mucho más con todo lo que ponemos en ella. El problema no es hacer un exceso en contadas ocasiones, como son estas fechas, el problema es que cuando hacemos esto, lo que estamos haciendo es "permitirnos" ese exceso porque nos resulta placentero; de manera que estamos perpetuando ese primer modelo de que este tipo de comidas nos reporta una gran satisfacción.